Ha pasado el verano, el relax, los paseos al atardecer y estamos en plena vuelta al cole , con un síndrome post vacacional de aupa y un incremento de las obligaciones y una distribución de nuestros horarios mucho más férrea. Evidentemente, con ese panorama se hace (más) duro el tener una rutina de ejercicio periódica a la semana. Ya no diaria, incluso de manera alterna pero constante.

Aunque he retomado el ejercicio a un ritmo óptimo, como algunos habréis visto en mi instagram, os cuento algunos de mis truquillos para no caer en el sedentarismo de manera irremediable. Algunos os pueden parecer ridículos, a mí me parecen divertidos y algunos, hasta “mata ratos”… Una vez que te acostumbras, los haces de manera refleja con el riesgo de parecer que estás un poco de la olla para los que tengas alrededor.

Si pasáis mucho tiempo sentados por vuestro trabajo, lo cual es bastante habitual, ya sabéis la magna norma de que hay que levantarse cada x tiempo unos minutos. Hay que tomarlo como los conductores que tienen que parar cada dos horas para descansar. En este caso, hay que aliviar los efectos de la pantalla en la vista, en la piel y en la postura. Como otra de las cosas que tenemos obligación  (relativa) de hacer es hidratarnos, una de mis recomendaciones es que os dejéis el agua o la bebida que toméis a unos pasos de donde estéis sentados. Así os obligáis a levantaos. ¿Fácil, eh? Ahora viene la parte divertida de todos los que trabajamos muchas horas sentados: cuando os vayáis a a aposentar de nuevo para retomar la labor, sentaos e incorporáis tres veces. Qué cosa más tonta, ¿no? ¡Pues estaréis haciendo sentadillas! Eso sí, muy importante: ¡¡sujetad la silla si tiene ruedas!! o corréis el riesgo de un aterrizaje forzoso y adiós sentadillas.

Otra rutina en tu rutina tiene que ver con las filas del supermercado. ¿Quién no las sufre? Ahí aprovecho para un ejercicio muy tonto pero necesario para fortalecer sobre todo los tobillos (esos pobre olvidados): mete barriguita (eso siempre, 24 horas al día) y ponte de puntillas. Controla subida y bajada. Despacito, como Luis Fonsi. La espera se te hará menos tediosa y tus articulaciones lo agradecerán.

Más ideas: calcula las distancias que tengas que recorrer. Siempre que sean de menos de 15 minutos, no tienes excusa ¡hazlas caminando! Te ahorras usar el coche, con todo lo que eso conlleva (gasolina, contaminación, aparcar…) y habrás acumulado pasos en tu día. Vamos sumando.

Hablando de sumar,  una opción que suele ser efectiva ya no sólo para hacer ejercicio sino para motivarnos es usar algún dispositivo que nos cuente los pasos. La mayoría de los móviles tienen alguna aplicación que lo hace. Si te aficionas, siempre puedes hacerte con un smart watch o una pulsera de actividad. La OMS recomienda 10.000 pasos al día. No siempre se logran y , a veces, se superan con creces. Depende mucho de a qué te dediques y dónde vivas. En cualquier caso, lo interesante es que puedas chequear tu evolución como algo positivo.

Usa las escaleras, evita los ascensores en la medida de lo posible. Y, aprovechando esos trayectos, otro de mis tips en esos trayectos sube – baja: ¡flexiones! No hace falta que te tires al suelo ni mucho menos. Es tan fácil como tener una pared cerca. ¿A que no se os había ocurrido? Os explico: cara pegada  a la pared, pies en diagonal. Es decir, si la pared con el suelo hace un ángulo de 90 grados, vosotros sois el lateral que cerraría ese triángulo. Las manos por delante de la cara y los codos hacia afuera. Y empujáis, hasta que estéis erguidos. Repite tantas veces como tu tiempo te permita en ese intervalo en que estás yendo de un lado para otro. Se puede hacer vestido de cualquier manera y hasta con tacones.

Estas son sólo algunas ideas para romper el sedentarismo en vuestro día a día. Hay muchísimos más, seguro que se os ocurren. Si, además, tenemos en cuenta la actividad o el momento del día en que lo hagáis, más opciones aún. Imaginaos las pesitas que tenéis en la despensa en forma de botes de conserva…

Recordad que no soy una profesional del deporte ni mucho menos. Pero creo que está bien motivarnos entre todos y no caer en la pereza.

IMG_3241

¡Salud!

Anuncios