Estimados lectores, he de confesar que estoy encantada con las camisas llevadas a vestido, los vestidos evasé y otro tipo de prendas donde te puedes perder dentro … porque le puedes dar un puntito de estilo, no comerte el coco con lo que te pones e ir hiper cómoda. Gracias a Shiva, este año tenemos versiones lisas, en cuadros, lunares, vaqueros, con parches… y hasta sudadera. Los “mejores”, para mi gusto, son los de estilo camisola. Y, cuanto más básicos, mejor… porque luego te dan un juego que acabas considerando la prenda inversión y no gasto. Y eso, estimados… ¡eso es fundamental!

Os dejo con un ejemplo muy claro… Sólo os voy a mostrar dos opciones. Dejo a vuestra imaginación todas las combinaciones posibles adicionales. Que son muchas y muy variadas. Todo depende de tu personalidad y del momento.


Éste es un vestido de Zara estilo oversize. Los lunares, como los cuadros, son máxima tendencia en las colecciones actuales. Aunque, realmente, siempre puedes tener topos o cuadrículas en tu armario … porque nunca pasan… ¡o siempre vuelven! Como el ojito de perdiz, el tartán o el príncipe de Gales (guiño, guiño).

Al ser negro y blanco nos abre un infinito universo en la paleta cromática para combinar. Todo depende de lo que haya en tus cajones, tu ánimo y dónde vayas a ir.

En este caso, lo he usado de la manera más sobria posible: suelto con botas a la rodilla. Y ceñido con cinturón con chapa plata.

Por cierto, que nadie os engañe: no hace falta ser un palo de escoba para ceñir este tipo de hechuras. Todo lo contrario! Curvies, es el momento de “abusar” de nuestras curvas.

Añado: en un alarde de valentía he hecho un Alicia Keys: cara lavada y recién “peiná”.

… ¿qué os parecen estas prendas? ¿Os gustan? ¿Cómo las combinaríais? Si no queréis dejar comentarios por aquí, siempre podéis escribir al email de referencia: hello@leili.es ¡Nos encanta el feed back!

Anuncios