Tengo cientos de ideas y proyectos sobre los que escribir pero tenía que dar prioridad a éste… Me falta tiempo pero no ganas. Voy sobrada de ilusión. Pero, además, esta aventura me ha llenado de una satisfacción increíble.

Muchos ya sabíais que me estaba dejando crecer el pelo indefinidamente. Que me había igualado las capas… que trataba de no hacer ningún tratamiento agresivo al cabello.  Que estaba tomando un tratamiento para la caída y la queratina (y sigo). Y que procuraba cuidarme más que nunca. Sinceramente, no es que me hubiera dado un arrebato para ser Miss Melena 2016 ni mucho menos. Era (y es) mucho mejor que todo eso.

A instancias de  MiniYo, hemos sido unas cuantas personas las que hicimos el propósito de dejar atrás nuestras cabelleras. Ese signo de nuestra identidad tan típico. Con Pablo empezó todo. Nada de las chorradas ésas que dicen los futbolistas en los escenarios para lanzarse puyitas.

Hace una semana, el jueves pasado corté por lo sano. Mucho. Cuarenta centímetros, sin ir más lejos. El doble del mínimo requerido. Ese día fuimos mi Petite Famille en amor y compañía a la pelu. Cada uno para su tema. Pero para mí era importante que me acompañaran, como en tantos otros momentos cruciales de mi vida. Iba a dar un paso importante para mí y qué mejor que tenerles cerca.

No es necesario ser tan radical como en mi caso, con 20 cm. basta… Pero yo doné mi larguísima trenza (de ahí los casi 40) para Mechones Solidarios . Seguramente les conocéis, porque se les ha dado bastante publicidad a través de redes sociales. Aunque toda es poca… Esta asociación recoge el pelo de las donaciones para hacer pelucas para enfermos de cáncer en tratamiento. Es una manera de favorecer su autoestima y recuperación (el ánimo es un papel muy importante en esta dichosa enfermedad llamada cáncer). Incluso, si se quiere, se puede confeccionar la peluca para alguien de tu entorno. Puedes contactar y solicitarlo. Tenéis toda la información en el enlace de arriba. Si preferís consultarme cualquier duda (ya sabéis que hago un estudio exhaustivo a cada paso que doy), también estoy dispuesta a responder las preguntas que haga falta. Me he cortado la coleta pero sigo plenamente activa para asesorar y , si puedo ser útil, aquí estoy. Me podéis localizar en el correo de siempre: hello@leili.es

Me he pasado una semana sin publicar al respecto. He hecho una especie de “cámara oculta” para ver cómo me reaccionaban las personas de mi entorno al ver mi aspecto físico tan ¿renovado? No puedo estar más contenta con los resultados. No he recibido más que sonrisas y piropos llenos de afecto por mi nuevo look. Pero lo que de verdad  estoy es henchida como un pavo de pura satisfacción. No sé si estaré “guapa” o no… Lo que sé es que en ningún momento me he arrepentido de este cambio tan trepidante. Y que si estoy más favorecida, seguro, sin duda… es porque estoy feliz de poder ayudar y hacer un poquito mejor la vida de alguien con algo tan nimio como mi pelo.

Ahora sí, os dejo “verme”… Me expongo por si puedo servir de “inspiración” al alguien. Espero que, aunque no os peguéis el tijeretazo directamente, nos ayudéis a difundir la causa lo máximo posible. Pensad que con ese gesto tan simple (¡el pelo crece!), estaréis multiplicando las sonrisas de los enfermos y sus familias.

IMG_4173

¡Gracias! … Esto sí que es una entrada escrita ¡por los pelos!

Anuncios