Es mi deseo expresar desde aquí y en todas mis redes sociales lo que me parece un descarado hecho deleznable por parte de una de mis firmas “low cost” (cada vez más cost y menos low) de cabecera: Blanco. Me parece perfecto el cambio de imagen, que quieran hacerla vanguardista, con tendencia  cosmopolita. Que busquen un nuevo posicionamiento estratégico para sus ventas que ubique a la marca en un nicho de público intermedio entre firmas más chonis (con cariño) o más elitistas (con respeto).

desktop

Pero el hecho de que, casualmente, en los últimos días de su estupendísima promoción de descuentos por ser BIGFAN, la web esté inhabilitada por ¿mejoras de servicio?… Chirría. Si es cierto, podrían haber esperado al 16 de mayo (el día después de que acabara la promoción) para ponerse a ello.

Y no me vale la excusa de que te aplican las promociones en tienda. Porque, al menos a mí, no me ofrecen en tienda más que un descuento porcentual escalado según el volumen de compra y no el 50% que me otorgaba el BIGFAN. Aparte: me gusta comprar online. Mucho más que ir a la tienda, que me supone una inversión de tiempo y recursos que no me compensa en muchos aspectos.

Añado: el rediseño de las tiendas ha quedado espectacular. Pero parece que  facilitar esa amplitud y espacios diáfanos ha tenido como consecuencia que no haya muchísimas de las prendas que existen o una escasez de tallas rallante.

Me comprometo a ensalzar las maravillas de ésta y otras marcas cuando las considere (como las promociones de reciclaje de dos firmas que ya he publicado anteriormente) pero esto… Esto me parece una tomadura de pelo y una falta de respeto al cliente online.

Anuncios