La tarde de ayer fue vertiginosa en Instagram. Pero no por ningún acontecimiento ocioso o informativo. El hecho es que muchos usuarios entraron en un pánico absoluto porque la red de las fotos había anunciado que, a partir de hoy, iba a cambiar el algoritmo por el que muestra las fotos a sus usuarios.

Pero… tranquilidad en las masas: Instagram se ha retractado y echado el paso atrás. No sabemos si para siempre o mientras se calma el ambiente. A fin de cuentas (nunca mejor dicho), este sistema de feed se viene usando hace un tiempo en Facebook y luego en Twitter (el famoso “mientras no estabas”)… Y nadie ha perecido en el intento. En ambos casos, puedes recuperar el sistema “tradicional” si así es tu gusto.

Captura de pantalla 2016-03-29 a las 20.12.53

"Estamos escuchando y te aseguramos que nada va a cambiar en tu feed ahora mismo. Te prometemos que te avisaremos cando los cambios se vayan a producir".

Prácticamente todas las fotos que vi ayer pedían con un nivel de desesperación extremo que activáramos el sistema de notificaciones para no perdernos ninguna de las fotos que tal o cual usuario publicara. Sinceramente, el cambio del algoritmo no es que sea santo de mi devoción porque prefiero la cronología por manías personales… Pero convertir mi móvil es un pseudo beeper porque cada vez que alguien subiera “algo” iba a  tener un bufido, un globo, una vibración o todo a la vez… ¡Madre del amor hermoso! Y eso que no sigo a más de 90 personas / entidades (otra de mis manías, que son muchas).

¿Por qué este pánico al algoritmo? La explicación es mucho más sencilla de lo que parece, incluso para alguien de letras como yo (pero, claro, el haber trabajado y trasteado tantos años en redes, ayuda muuuuucho a tener la visión necesaria para distinguirlo).

El cambiar el feed de cronológico a tendencioso supone que muchos perfiles podrían pasar a un segundo plano o, incluso, al hiper espacio de las redes… allá lejos… donde nadie que no entre con excesiva frecuencia logre llegar para ver una foto que no es tan popular como muchas otras. Es decir: la aplicación decide por sí misma (por popularidad, afinidad, gustos… llámale equis), qué es lo que nos interesa más y así nos los organiza (y no de reciente a antiguo).  Se supone que se optimiza el uso para aquellos que utilizan Instagram de manera más esporádica, ya que le presenta lo destacado en primer lugar.

Para aquellos que frecuentan Instagram con más asiduidad sí que puede ser más engorroso, ya que no necesitamos que venga el algoritmo  a resumirnos nada.

Realmente, las cuentas que son populares y tienen muchos likes no deberían temer por su notoriedad si se aplicara este sistema. Aún así, no debemos olvidar que hay muchos perfiles que mueven publicidad más o menos encubierta. Es por ello que sí que afecte a bastantes usuarios que basan parte de sus ingresos y su publicidad. Los más perjudicados serían  aquellos que tengan menos visitas, likes y comentarios.

No perdamos de vista que Instagram pertenece a Facebook, que hay que rentabilizarlo de alguna manera… y que la publicidad genera ingresos… No sólo a los usuarios. Si Mark Zuckerberg y sus chicos han decidido dar este paso, por algo será.

¡Paciencia y buenas, curiosas o divertidas fotos!

Anuncios