Dibujar o colorear mandalas es una terapia que se está usando cada día más. Su diseño es libre y su significado dependerá de sus formas y colores.
Los mandalas tienen su origen en India y su nombre en sánscrito significa “círculo o rueda”. Ésa es su característica básica aunque pueden incorporar dentro de sí todas las figuras geométricas, incluso corazones, mariposas, estrellas, lágrimas… Todo lo imaginable. 

  
?por qué se parte de un círculo y no de otra forma? Porque el círculo simboliza la totalidad, la unión, la integración. Incluso, la sanación. Es por esto que se emplea cada vez de manera más recurrente como medio de ayuda para curar la fragmentación física y espiritual. 

Hay teorías de interpretación por expertos y estudiosos para la aplicación de colores y formas. Pero, desde mi punto de vista personal, lo más fascinante es:

1) cómo te puedes llegar a relajar, concentrar y desconectar con un ejercicio aparentemente tan sencillo.

2) cómo tu interpretación personal te puede ayudar a auto analizarte e, incluso, a meditar. 

Lo ideal es que, a partir de un círculo, te dejes llevar y expreses lo que te brote. Y, a posteriori, analices aquello que has plasmado. 

En mi caso, me he descubierto dando rienda suelta a mi energía creativa y me ha ayudado a ir reconectando con la esencia de mi ser. 

Es una experiencia totalmente inocua. ?por qué no probar?

Pase lo que pase, los mandalas siempre son una aportación positiva. 

Anuncios