Ser totalmente sincero es raro (y difícil). Pero absolutamente liberador.