No hay credulidad tan ansiosa y ciega como la de la codicia, que es, en su medida universal, la miseria moral y la indigencia intelectual.

Dos-cartas-de-póker-encima-de-un-teclado1

Anuncios