Esto no es una declaración de amor. No se necesita.
No son palabras para cubrir un silencio de ésos en los que no se sabe que añadir.
Son ideas que brotan al viento. Tanto como los sentimientos.
Son frases que se devanan por mis dedos. Imágenes de esperanza en el futuro más inmediato. No días, ni semanas… apenas horas por verte. Son síntomas de añoranza al tener que disgregarnos cada mañana.

No hay preguntas porque conocemos las respuestas. No hay principio porque se disuelve en el tiempo. No existe final alcanzable porque hacemos del día a día algo imperecedero.

Sabemos que no es necesario escucharlo de la boca del otro, porque ya lo decimos poro con poro, piel con piel. En cada mirada cruzada, en cada sonrisa sempiterna… Pero lo voluntario agrada cuando es fortuito y romántico. TE QUIERO.

Anuncios