Hay momentos pasajeros de debilidad… son irremediables. Piensa en cómo era tu vida antes… Y piensa que ésta es una etapa de tránsito. El destino: la felicidad de todos. Hasta la de… Tú no tomaste la decisión para fastidiar a nadie. Lo hiciste porque la situación era inviable y cuanto más lo prolongaras más auto destructiva se iba a volver. Forzar, hacia un lado u otro es malo… por eso es necesaria una transición… Es cierto que podría ser más pacífica: pero no es sólo cosa tuya. Hay factores que, por desgracia, no puedes controlar. Para eso, sólo puedes ofrecer tiempo y paciencia… Y no dejar tu valentía de lado. Aunque, como tú misma has dicho, no haces más que defenderte, no es un ataque real. Pero los tuyos te  necesitan íntegra y centrada. Y éste, aunque tortuoso, es el camino para lograrlo. Coge aire con los pequeños momentos. Pero un hálito profundo.

De todo se sale.

Anuncios