Hace ya algún tiempo, antes de la mudanza, escribí sobre este tema… Pero es un asunto recurrente porque, por suerte, pasa a menudo… A lo que me refiero es al hecho traumático de acabar un libro. Dar cerrojazo a la historia.  Toca dejar atrás a los personajes y (en esto es donde prospera esta reflexión) cuando nos ha gustado la lectura… nos quedamos huérfanos de historia. Pero, como casi todo en esta vida… a buscar otra guinda que quite esa mancha de  nuestro corazón literario.Imagen

Y vosotros ¿qué estáis leyendo ahora?

Anuncios